El próximo 12 de mayo de 2019, entra en vigor la modificación normativa sobre el registro de la  jornada laboral de los trabajadores (RDL 8/2019), que supondrá que las empresas adopten una forma de control del horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora. Os dejamos 10 claves de esta modificación normativa y de su incidencia:

1. Finalidad; combatir la precariedad laboral ya que la realización de un tiempo de trabajo superior a la jornada laboral legal o convencionalmente establecida, incide de manera sustancial en la precarización del mercado de trabajo, al afectar a tres elementos esenciales de la relación laboral: el tiempo de trabajo, el salario y las cotizaciones de Seguridad Social.

2. Antecedentes en la jurisprudencia nacional; La Audiencia Nacional, en Sentencia de 4 de diciembre de 2015, afirmó que “el registro de jornada, que no de horas extraordinarias, es el requisito constitutivo para controlar los excesos de jornada”.

El Tribunal Supremo en su Sentencia 246/2017, de 23 de marzo, afirmó que “de lege ferenda convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias…».

3. Adaptación a la normativa europea: la normativa europea impone a las empresas la obligación de implantar un sistema de cómputo de la jornada laboral efectiva de los trabajadores a tiempo completo que no se hayan comprometido de forma expresa, individual o colectivamente, a realizar horas extraordinarias y que no ostenten la condición de trabajadores móviles, de la marina mercante o ferroviarios, y se oponen a una normativa nacional, como la nuestra, de la que no resulta la existencia de esa obligación.

4. Artículos que se modifican; Los apartados 7 y 9 del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores y el apartado 5 del artículo 7 del TRLISOS.

5. El Gobierno, en aquellas profesiones que presenten peculiaridades en cuanto al tiempo de la jornada de trabajo (como es el caso de los abogados), podrá establecer especialidades en las obligaciones de registro de jornada.

6. Obligación para la empresa de conservar los registros durante cuatro años.

7. Los registros deben estar a disposición de las personas trabajadoras, de los representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

8. Forma del registro; el método para llevar a cabo el registro queda a la libre elección del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores, o en su caso, como se establezca en el convenio colectivo o acuerdo de empresa que regule esta cuestión. Con lo cual no hay que implantar una operativa de control determinada, es suficiente con aquella que garantice el registro diario de la jornada. Habrá que analizar la casuística de cada centro de trabajo, el tipo de actividad de la empresa y el número de trabajadores, no es lo mismo implantar este sistema en un centro de trabajadores con 4 empleados, en el que podría ser suficiente una hoja de papel en el que cada trabajador firme y refleje la hora de entrada y salida, que en un centro de trabajo con 300 trabajadores en el que habrá que instalar quizás sistemas informáticos que garantice con el cumplimiento que la nueva reforma normativa impone.

9. Datos que debe contener el registro: 1) horario concreto de inicio y 2) Finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora

10. Tipificación como infracción laboral grave las derivadas de incumplimientos relativos al registro de jornada con multa de 626 euros a 6.250 euros.